Declaración Universal de los Derechos Humanos: Artículo 19 - Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión - El final para los traidores a Dios verdadero está muy próximo, porque el mal es vencido siempre por el Padre eterno, padre infinito de amor, paz y bondad. Como dijo Jesús: el hombre solo será salvado por amor.Le ruego a nuestro amadísimo Dios, que tenga misericordia de los ignorantes y ciegos, pues ellos conducen este mundo de caos, horror y vileza. También le ruego, que deje que mentes inteligentes, sensibles y bondadosas tomen el relevo de esta realidad nuestra para liberarnos y evolucionar. También deberemos ser nosotros mismos los que nos ganemos los premios, el mayor de los premios es nuestra propia libertad, económica, social, mental y de tantas otras formas que no podemos disfrutar, cuando no comprendes que eres esclavo de los pensamientos de otro, unos pensamientos que heredaste al nacer y "NO" son tuyos.

jueves, 7 de julio de 2011

La Demosophia: Rebeldes al Nuevo Orden Mundial

CANCER PROVOCADO POR MICROCHIPS IMPLANTADOS EN SERES VIVOS





Comienzan a liberarse informaciones sobre estudios que apuntan a que los animales que llevan un CHIP implantado desarrollan cáncer. Ya se han publicado varios artículos en DESPERTARES demostrando que la psicópata élite dominante quiere que los próximos en llevar los CHIPS seamos los humanos cual rebaño de ganado. ¿Nos vamos a dejar?.



Las ordenanzas municipales sobre Tenencia Responsable y Control de perros en la Vía y Espacios Públicos, establecen la obligatoriedad de identificar a las mascotas, los dueños de mascotas deben de colocar un microchip a sus mascotas para ubicarlos rápidamente en caso de extravío.

IMPLANTE DE CHIP EN HUMANO

Estudios realizados en Estados Unidos demuestran que la implantación de chips podría estar relacionada con la aparición de tumores malignos.







Una manera de evitar la proliferación de perros es instalarle en el lomo del animal un microchip para ser localizados rápidamente por sus dueños, que “contiene información imprescindible para encontrar al dueño, a través de un código de barra aparece el nombre de la mascota, número de teléfono, dirección, estado de las vacunas e historialmédico”, afirma Ariel Martínez médico veterinario de Clínica Dr. Pet


La identificación electrónica mediante microchips no implica dolor ni infecciones para las mascotas y tiene un alto grado de efectividad. Sin embargo con el tiempo éstos producirían tumores malignos.

El pequeño microchip es del tamaño de un grano de arroz, es inyectado bajo la piel de la mascota, como cualquier procedimiento de vacuna, lo cual permite la identificación electrónica del animal.

El microchip es un sistema de ubicación, donde si la mascota se extravía, se envía inmediatamente un boletín de búsqueda a todos los establecimientos interconectados a las Clínicas Dr. Pet, las cuales están constantemente verificando los códigos de los animales reportados como extraviados o perdidos .La implantación del chip es sin dolor para el animal, es usado en perros y gatos y tiene una duración de por vida.

EL CHIP PODRÍA PROVOCAR CÁNCER

Estudios realizados en U.S.A en animales, demuestran que la implantación de chips podría estar relacionada con la aparición de tumores malignos.

En enero de 2005, cuando la todopoderosa FDA norteamericana aprobó la implantación de microchips en humanos, tanto esa organización como VeriChip, principal fabricante de los mismos, olvidaron mencionar la existencia de estudios científicos que desde mediados de los 90 venían asociando a estos dispositivos la aparición de tumores malignos en entre un 1 y un 10% de animales de laboratorio (ratas y gatos).




Se calcula que unos 2.000 humanos (y obviamente millones de animales domésticos) han sido implantados con microchips en Estados Unidos, llegando incluso a recomendarse su aplicación a niños, enfermos, empleados e inmigrantes.

Los oncólogos norteamericanos afirman que de ningún modo permitirían que ellos mismos o sus familiares fueran implantados.