Declaración Universal de los Derechos Humanos: Artículo 19 - Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión - El final para los traidores a Dios verdadero está muy próximo, porque el mal es vencido siempre por el Padre eterno, padre infinito de amor, paz y bondad. Como dijo Jesús: el hombre solo será salvado por amor.Le ruego a nuestro amadísimo Dios, que tenga misericordia de los ignorantes y ciegos, pues ellos conducen este mundo de caos, horror y vileza. También le ruego, que deje que mentes inteligentes, sensibles y bondadosas tomen el relevo de esta realidad nuestra para liberarnos y evolucionar. También deberemos ser nosotros mismos los que nos ganemos los premios, el mayor de los premios es nuestra propia libertad, económica, social, mental y de tantas otras formas que no podemos disfrutar, cuando no comprendes que eres esclavo de los pensamientos de otro, unos pensamientos que heredaste al nacer y "NO" son tuyos.

domingo, 31 de marzo de 2013

1º Testimonio del sufrimiento de un hombre (una re-evolución está naciendo).

"Espacio de confort" versus "Dónde sucede la Magia"

Rafapal.com:   
[La verdad es que intuía que me sentiría identificado con las vivencias de otros hombres pero no me esperaba que este primer testimonio fuera tan parecido a mi propia vida].

Hola Rafa,

Te escribo esto del tirón y como me sale,
Voy a soltar algunas perlas de mi experiencia como hombre, macho alfa, esa clase de hombre que dicen las mujeres que desean tener en sus vidas.

Pero primero iremos al pasado, me crié en un entorno familiar conflictivo, con una madre sumisa y un padre alcoholizado -justamente- por tragar con las penas y las cargas del trabajo y las personas que tenía que tratar. Mi padre cayó en el mismo saco que mi abuelo, al cual iba a recoger con su hermano al Bar cuando eran pequeños, por orden de mi abuela. Mi abuela le inculcó a mi padre y sus hermanos que lo más importante era el trabajo y el dinero, haciéndolos trabajar desde una edad temprana, 8 años, y privándolo de infancia y de elección libre con su vida. Mi padre tiene un cúmulo de frustraciones acumuladas por traumas e introyecciones varias, tanto familiares como de hermanos. Esa agonía le condujo a reprimir emocionalmente todo en casa, porqué le inculcaron que, como hombre, no podía llorar ni mostrar sentimientos de debilidad, todo esto derivó en conductas agresivas por el alcohol.